“La hija de la indiana” nació tras el éxito de “La indiana”, la novela que María Teresa Álvarez quiso escribir para Candás y los candasinos.

La escritora reconoció que este libro “es una deuda con las personas que leyeron el anterior, que fue un homenaje a mi tierra”.

Como era de esperar, la escritora candasina congregó a un gran número de lectores, y es que María Teresa Álvarez tiene un público fiel y entregado, que la adora.

Con ella charlamos en la Biblioteca La Granja acerca de esta historia de amor entre Marina y Silverio, que encandiló ya en su primera parte a los lectores.

En esta última obra, el matrimonio, acompañado de su hija Rosita regresan a La Habana desde Candás, para que la benjamina conozca sus raíces. Este regreso demostrará que en la vida, a veces, es mejor no abrir puertas ya cerradas.