¿Se está dejando a un lado la novela negra por libros más amables?

328
  • El autor escocés afirma que la crisis ha provocado un gran cambio.
  • Menos oscuridad y más esperanza, parece ser la tendencia.

Ian Rankin es uno de los autores más vendidos del mundo gracias a su serie de libros protagonizados por el inspector John Rebus, con más de 30 años de carrera dentro del mundo editorial. Pero a lo largo de todo este tiempo, Rankin no había visto un cambio tan notable como el que parece que se está dando en los últimos años de la crisis, ya que muchos lectores parecen haber decidido dejar a un lado las historias más oscuras y complicadas para dedicarse casi en exclusiva a narraciones alegres.

Rankin, que ha vendido más de 20 millones de ejemplares de sus novelas, comenta que el auge de las políticas de Donald Trump y los constantes atentados y tiroteos ha hecho que los lectores pidan libros más ‘amables y gentiles’. Según él, toda esta tensión global está cambiando los hábitos de los lectores, ya que el mundo parece tan loco e irracional que muchos novelistas están teniendo serias dificultades a la hora de darle forma dentro de una narrativa coherente.

La ficción debe ser creble. Ahora mismo, el mundo real me parece justo lo opuesto a esto. Creo que esto puede suceder -un alejamiento de los asesinos en serie, distopías y ficción criminal- mientras que se busca una ficción con un mensaje más reconfortante. No sé, quizá mis novelas se vuelvan más caóticas y locas en lugar de buscar esta idea.

Cuando Rankin dice esto, hay que tener en cuenta que es un privilegiado dentro del mundo de la narrativa negra: está traducido a más de 20 idiomas y se han adaptado sus novelas a la televisión en dos ocasiones. Se calcula que gana más de 250.000 libras al año.

Sin embargo, otras voces dentro de la industria no están de acuerdo con él. Según Joseph Knobbs, de la cadena de librerías Waterstone, afirma que en la actualidad se tiende justo a lo contrario. Libros como 1984 Fahrenheit 451 han resurgido con fuerza. Al parecer, las novelas de crímenes siguen atrayendo la atención del público, llegando a mover millones de euros todos los años, siendo uno de los géneros más apreciados del momento.

¿Estáis de acuerdo con Rankin? ¿Son estos tiempos de crisis complicados para la novela criminal o tal vez es al contrario? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

FUENTE: LECTURALIA