Del género lírico se han dicho muchas cosas. Se siguen buscando definiciones que le hagan la mayor de las justicias, pero aún se sigue preguntando: ¿para qué sirve?

Pues, bien, ésta fue una de las primeras cuestiones que planteó en Foro Abierto el editor y escritor asturiano Antón García en el transcurso de la charla que inició la Quincena “En Camín”, dedicada a la editorial Saltadera, que él dirige.

Sofía Castañón, Alba González Sanz, Henrique G. Facuriella y Xuan Bello participaron en un animado debate.

Xuan Bello señaló que “la poesía vale para interpretar el mundo. Tiene vocación de permanencia. Es la palabra viva, la palabra cívica”.

Para el escritor asturiano, “un libro existe porque existió otro libro; un poema existe porque existió otro poema. El problema de la poesía es que aspira a la eternidad”.

Bello recordó sus años de inicio en la literatura. “En 1982 era poco habitual que las cosas de casa, nuestra lengua, pudiera ser poesía”.

Según Sofía Castañón, “en el primer libro está lo que va a ser el poeta, su alma. Yo no sé cuál es mi voz en este momento. Estás en un tiempo, en una conciencia determinada y a eso es a lo que te debes”.

A su juicio, “lo más interesante es que se pueda escribir en asturiano”.

Castañón recordó su experiencia en el medio audiovisual y todo lo que ha podido aportar de nuestra lengua a través de este soporte.

Henrique G. Facuriella habló desde su experiencia como periodista vinculada a la literatura. “Por una parte, el periodismo te obliga a tener los ojos bien abiertos al mundo y eso te enriquece. En este sentido, me gusta especialmente la entrevista”. Pero también apuntó que “también está la parte de periódico, la agarrada a fórmulas más formales”.

Además, habló de su faceta de ttraductor y de su amor por la lengua portuguesa. “Es una lengua con la que me identifico y a la que quiero mucho”.

Por su parte, Alba González, la única del grupo que escribe en castellano, dijo que “como lectora me reivindico en lengua asturiana y la defiendo a ultranza”.

De hecho, afirmó que “no entiendo la literatura en asturiano sin Berta Piñán o Vanessa Gutiérrez, o sin muchos autores jóvenes que están publicando en estos momentos”.

Una charla amena en torno a la poesía, la literatura y la gran labor que en este sentido lleva a cabo la editorial Saltadera, encarnada en su “capitán”, Antón García.