• La compra y venta de libros de segunda mano es cada vez más común entre los lectores.
  • Descubre los libros de segunda mano y todo lo que estos pueden aportar a tu vida.

Existen muchas razones por las cuales un lector, a lo largo de su vida, se puede plantear comprar o vender libros de segunda mano. Entre los motivos principales que empujan a tomar esta decisión en la actualidad están el considerable aumento del precio de los libros, la falta de espacio en las bibliotecas personales y el interés por cuidar el medioambiente. Si te encuentras en la encrucijada de no saber si es buena idea introducirte o no en el mundo de los libros usados, este listado de ventajas y desventajas te ayudará a decidirte.

Ventajas de los libros de segunda mano

Tanto comprar como vender ejemplares son dos acciones sostenibles que merece la pena fomentar. Y es que con ello minimizamos nuestro impacto medioambiental, ya que se reducen la tala de árboles, las emisiones de CO2, el gasto de agua y la generación de residuos que provocan la fabricación e impresión de los libros.

En cuanto a la compra, una de las mayores ventajas de los títulos de segunda mano es que son mucho más económicos que los volúmenes nuevos. Esto es un hecho a tener en cuenta especialmente ahora, que el precio de los libros se ha elevado a niveles no siempre asumibles debido al aumento de los costes de producción y materia prima. Ahora bien, aunque no es lo común, puede darse el caso de que un libro de segunda mano tenga un precio desorbitado por diversas razones: es un título descatalogado y, por ello, su valor es mayor, es una edición especial y limitada, es de una colección desaparecida…

Hacerse con una obra usada también nos da la posibilidad de conocer sus vidas anteriores. Desde la forma en la que lo trataron los anteriores dueños —si está bien cuidado o no—, hasta lo importante que fue para ellos y lo mucho que les marcó —si contiene marcas o anotaciones en sus páginas—. Además, si te gusta el mundo editorial comprar un libro usado te permite descubrir información muy interesante como los antiguos logos de los sellos, la manera que tenían de maquetar, el tipo de portadas que solían hacer…

Otro beneficio de adentrarse en las librerías de segunda mano es la posibilidad de encontrar entre sus estanterías alguna joya literaria: primeras ediciones, libros descatalogados, versiones completas de obras que fueron censuradas… Si te gusta el coleccionismo la compra de libros usados es una forma muy interesante de hacerte con obras valiosas.

Por otro lado, vender nuestros ejemplares —ya sea a alguna librería especializada, en páginas o aplicaciones de segunda mano— también supone una serie de beneficios. Uno de ellos es hacer espacio a libros nuevos, pues conforme avanzamos en nuestra vida lectora acumulamos obras hasta tal punto que nos es imposible encontrar hueco a más títulos en nuestra casa. Aunque puede resultar un trámite doloroso, es necesario deshacerse de algunos títulos y darles la oportunidad a otras personas de disfrutarlos.

Aunque la venta de libros de segunda mano no suele proporcionar ingresos muy grandes, lo cierto es que nunca está de más contar con dinero extra. ¿Y qué mejor manera de conseguirlo que haciendo feliz a otros, al mismo tiempo que liberamos nuestras estanterías para la llegada de nuevos tomos?

Desventajas de los libros de segunda mano

Desafortunadamente, no es oro todo lo que reluce y comprar y vender libros de segunda mano conllevan una serie de inconvenientes. Está en tu mano decidir si estos son lo suficientemente importantes para ti como para decidirte a no llevar a cabo estas prácticas.

Al tratarse de ejemplares que ya han pasado por diferentes manos, al comprarlos puedes encontrarte con que no tienen la misma calidad que un libro nuevo. Aunque no siempre es así, los libros usados pueden tener las páginas amarillentas, pueden estar deteriorados debido a su uso o incluso estar rotos en alguna de sus partes.

Cuando están usados, también pueden contener anotaciones, tachones, dibujos… Mientras para unos lectores esto es, en realidad, un punto a favor —por ello lo hemos contado entre sus ventajas—, para otros, más pulcros y que prefieren sus tomos impolutos, esto puede disuadirlos de comprar libros de segunda mano.

Otra consideración a la hora de comprar en tiendas de segunda mano es ser conscientes de que, pese a que no es lo habitual, los libros pueden estar contaminados. El haber estado en contacto con tantas manos puede derivar en una mayor carga de microorganismos. Para evitar esta situación, basta con examinar bien el ejemplar —que no tenga manchas o agujeros, por ejemplo— antes de hacerse con él. Además, es conveniente ponerlos en cuarentena durante catorce días antes de juntarlo con otros títulos de tu colección.

Respecto a las desventajas de poner en venta tus libros, una de ellas es que con el tiempo puedes arrepentirte de haberlos vendido. Hay títulos que apreciamos una vez ya no están con nosotros; afortunadamente, se puede solucionar simplemente volviéndolo a comprar.

Al vender nuestra colección, también perdemos la oportunidad de prestarlo o regalarlo a alguien de nuestro entorno al que podría gustarle. Así que, antes de deshacerte de alguna de tus obras asegúrate de que nadie cercano a ti pueda sacar provecho de él de alguna manera.

Por último, hay que tener en cuenta que no se venden al mismo precio que se compran e, irremediablemente, acabarás perdiendo dinero. Aunque recuperes una parte de la inversión que hiciste en el libro, hay que ser conscientes de que el precio de venta de un libro usado es muchísimo menor —e incluso irrisorio— con respecto al original.

FUENTE: LECTURALIA