El escritor gallego Domingo Villar charló sobre su libro “El último barco”, en el salón de té del Teatro Campoamor en un acto organizado por Foro Abierto (Librería Cervantes y Fundación Caja Rural de Asturias). Sus asiduos esperaban el nuevo trabajo tras una década de silencio.

Villar saltó al panorama literario con “Ojos de agua”, en 2006. Ya entonces fue un gran éxito y el preludio de su posterior libro, “La playa de los ahogados”, en 2009, que significó su consolidación, de hecho, la novela fue adaptada para la gran pantalla.

¿El secreto de este éxito? Desde luego, Villar crea unas tramas atractivas en lo que nada es lo que parece, plagadas de personajes arraigados a la tierra, escenarios reconocidos, el mar, Galicia, su ciudad natal Vigo, y un personaje que ha calado hondo entre los lectores: el inspector de policía Leo Caldas, un tipo introvertido, solitario y melancólico, paciente y reflexivo que lleva a cabo unas pesquisas minuciosas y rigurosas.

La ría de Vigo, como ocurre en todos los libros de la saga de Leo Caldas, vuelve a ser el escenario en el que se desarrolle la nueva investigación. En esta ocasión, el peculiar inspector creado por Domingo Villar hace ya más de una década intentará revelar lo sucedido tras la desaparición de Mónica Andrade.