“Espías en La Habana” es la última propuesta literaria del profesor José Luis Caramés, que presentó en nuestro Foro Abierto. Y va de eso, claro, de espías.

“Tuve que estudias, profundizar; no es fácil saber cosas de la CIA. Hay bastantes personajes que ya aparecieron en mi otra novela, “El sexto evangelio”, también de espionaje.

Caramés señaló que “en mis novelas no muere casi nadie, pero tuve que cambiar de táctica porque en las de espías siempre tiene que haber muertes.Hay espías buenos y espías malos, pero siempre tiene que haber tensión y eso tiene que percibirse en los diálogos, que han de ser intensos”.

Para el escritor, “Los espías han de ser cultos; saber hablar en público, saber comunicarse. Y hay que sugerir”.

En “Espías en La Habana”, el coronel de la sección de espionaje del ejército ruso Aleksi Nóvikov viaja a La Habana con el fin de apoyar una nueva relación de amistad entre Cuba y los Estados Unidos por motivos estratégicos. Una vez allí planea diferentes acciones con personajes de lo más variopintos que, a priori, tienen el mismo objetivo que el coronel.

Desde altos mandos del Vaticano y la Unión Europea hasta espías chinos y norteamericanos colaboran por un mismo fin. Sin embargo, no todo el mundo parece estar tan de acuerdo con estos planes, y enseguida comienzan a sucederse atentados que ponen en peligro las intenciones del coronel y sus amigos.

El acto fue presentado por Carlos Menéndez, profesor de la Universidad de Oviedo, que destacó que en este libro no faltan “los colores, sabores, olores y sonidos. Hay una fascinación por la tecnología de lo cotidiano. Hay escenas de acción y romances con mujeres peligrosas”.