Todos conocemos el dicho: “RESISTE Y VENCERÁS”. Ahora el dicho ha evolucionado y está de moda la palabra: “RESILIENCIA”. Según la definición de la RAE, la resiliencia es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”, aunque la definición posiblemente más acertada para lo que se quiere transmitir es la que nos da la psicología: “capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc.” Porque, además… “la resiliencia potencia la felicidad”

¿Por qué resistir o por qué hay que ser resiliente? Porque CREEMOS EN LO QUE HACEMOS. Porque el premio es superior al sufrimiento. Porque hablamos de valores y de futuro, y eso, amigo, querido libroadicto que has llegado no sé muy bien cómo a leer este post, ya son palabras mayores.

La semana pasada ocurrieron dos cosas que nos han empujado a escribir (seguramente muy mal porque lo que nos gusta es leer). En primer lugar el cierre del histórico grupo de librerías independientes Bestiari, de Barcelona. La caída de Bestiari la enmarca su gerente en un contexto más amplio de crisis del sector. “Todas las librerías han visto reducir su margen de beneficio en un 5% en los últimos años y, diga lo que diga el Gremi de Llibreters de Catalunya, las ventas han caído un 30% en los últimos diez años”, cifra Bordanova. Buena parte de ese encogimiento lo atribuye directamente a la política de los grandes grupos editoriales que, en su opinión, “siguen publicando muchos títulos al año y que para mantener sus márgenes de beneficios intactos han ido recortando a las papeleras, a los impresores, a los traductores y a los intermediarios que somos los libreros; en Bestiari, hemos pasado de obtener descuentos de hasta el 40% a ahora al 35% como el más alto; no sé si a las grandes cadenas y superficies también se los han rebajado, pero a nosotros, sí”.

En segundo lugar, una de cal y otra de arena, la publicación de WMagazin de “Diez libreros con Sello de Calidad cuentan cómo conectan con sus lectores” que recoge el entusiasmo, las estrategias y las dificultades de un grupo de librerías españolas, entre las que nos encontramos, y cómo han renovado sus espacios y convertido en agentes culturales. He aquí nuestra entrevista:

Alfredo Quirós (Gerente)

La librería Cervantes continúa con su actividad ininterrumpida desde 1921, una actividad cultural y comercial que siempre se ha encontrado respaldando la cultura y el sector del libro tanto en su ciudad como en su región y país. Nuestra irrenunciable e irreductible fe en el trabajo constante, profesional y de calidad nos ha sido reconocido en varias ocasiones a nivel nacional, tanto en prestigiosos premios como el Boixareu Ginesta o el Librero Cultural, y ahora con ser unos de los primeros en obtener el Sello de Calidad. Para la librería ha sido más como un reconocimiento a una actividad ya realizada que un “examen” o una “puesta a punto” de la misma. Nosotros somos una librería con solera, pero no somos antiguos ni mucho menos, somos una de las librerías punteras en la adopción de nuevas formas de trabajo y de sistemas de control de calidad y servicio, no olvidamos nuestras raíces pero nos vamos adaptando a los tiempos en los que estamos. El sello de Calidad no ha hecho más que reforzarnos en nuestras convicciones, sistemas y fortalezas, aportando eso sí una visibilidad que a veces no se tiene si no es con un reconocimiento como este.

El artículo completo lo podéis leer en este enlace: http://wmagazin.com/relatos/diez-libreros-con-sello-de-calidad-cuentan-como-conectan-con-sus-lectores-2/

¿Estamos contentos o tristes? Más de lo segundo que de lo primero. Cada vez que se cierra una librería se cierra una esperanza de futuro. Es la misma sensación, muy cercana, de cuando cerró la librería Ojanguren, la más antigua de Oviedo.

Queridos lectores, HAY QUE RESISTIR!, hay que luchar por nuestra independencia individual para poder tener un futuro mejor (o simplemente…un futuro). No hay otra. Resistencia o resiliencia, como os suene mejor.

Librería Cervantes

Desde 1921