El escritor Arturo Pérez Reverte arrasó durante su paso por la Librería Cervantes. Minutos antes de las seis de la tarde hacía su entrada ante la expectación de muchos de los presentes. Algunos ya le esperaban desde las cuatro y media de la tarde.

Saludó, quitó su gabardina. Se puso en el atril… y manos a la obra.

img_4953

La cola seguía creciendo y creciendo. Ante un frío inevitable, muchos fueron los que tuvieron que esperar en los aledaños de Cervantes. No cabía ni un alfiler.

img_4915

Dentro, Reverte, firmaba y firmaba. Charlaba y charlaba con cada uno de sus lectores, alguno de los cuales le llevó regalos. Y las fotos se sucedieron.

img_4921Y las firmas. Y las charlas. Pasaban las ocho de la tarde cuando plasmó su última firma. Más de dos horas sin parar.

Compartir
Artículo anteriorBesos eternos
Artículo siguienteEl espíritu de la niñez