“Siempre a casa” es la primera novela del asturiano José Junquera Peña, una mirada a la realidad que conoce y quiere, una historia repleta de pequeñas historias por las que circulan un sinfín de personajes singulares e irrepetibles; de vidas duras, pero también felices.

“La acción se sitúa en una época de posguerra, aunque no se dice explícitamente, y es un pequeño tributo a todas esas personas que conocí en Noreña, ya que considero que es necesario mantener vivos los lazos, nuestros orígenes y nuestras raíces”.

La escritora Ángeles Carbajal presentó este trabajo, “un libro inusual que nos descubre la aspereza del mundo rural. Un seña de identidad del que vuelve a casa tras años fuera”.

Carbajal destacó que “es un libro de personajes singulares, inspirados en personajes que fueron auténticos. Es una ficción que disecciona el mundo”.

A su juicio, “su estilo tiene aires de otro tiempo; nos hace sentir el latido de la tierra”.

Para Esther Prieto, editora de Trabe, también presente en el acto, el libro “tiene tintes azorinianos, y es una literatura difícil, pero imprescindible”.